Ejercicios para pensar juntas

Desde la universidad pública, en Puebla, nos procuramos un lugar propio para producir diálogos feministas, le llamamos Espacio de Investigación Feminista – BUAP.

En marzo pasado, publicamos 10 entrevistas con compañeras de diversas colectivas de Argentina, Bolivia, México, Uruguay y España, que nos permitieron conectar voces y escuchar ejemplos de las múltiples experiencias de lucha en el contexto de la pandemia.  

Esos primeros diálogos nos dejaron una serie de aprendizajes y también de interrogantes sobre temas que están atravesando las luchas feministas hoy.  Así, desde este tiempo en el que vamos tejiendo entre nosotras un hacer en común para circular voces diversas en conexión con nuestras propias experiencias de lucha, nos planteamos hacer un ejercicio interno para pensar juntas sobre temas que nos quedan resonando de los diálogos previos.  

Para desplegar estos ejercicios retomamos de una práctica que algunas de nosotras venimos ensayando, desde 2019 en Puebla, con compañeras que son parte del diverso movimiento feminista y desde ahí nos sentimos en capacidad de reflexionar sobre este modo de producir conocimiento que consideramos fértil.

El ejercicio consiste en poner en el centro una problemática que nos inquieta y detonar el diálogo, desde lo que cada una conozca y sepa desde su propia experiencia; así tejemos y sintonizamos percepciones y reflexiones.

En cada ejercicio, partimos realizando un encuadre de la problemática a poner en común para, luego, abrir la conversación e iniciar una reflexión conjunta, que no busca sacar conclusiones ni hacer síntesis cerradas o definitivas. Se trata, más bien, de poner en circulación la palabra entre nosotras y con otras. Comenzamos, entonces, delineado una problemática concreta que a todas nos convoca y que a cada una afecta de manera particular; presentamos el esbozo de la temática a tratar, para luego dejar fluir un diálogo entre diversas y desde diferentes lugares de enunciación y lucha.  

Hasta ahora, hemos realizado dos ejercicios para pensar juntas:  el primero lo ensayamos entre cuatro, de las siete compañeras que conformamos el Espacio de Investigación Feminista y dialogamos a partir de un tema sobre el que ya tenemos algunas reflexiones que comparten algunas vetas de sentidos y análisis: los dispositivos de polarización que amenazan nuestras luchas.    

En segundo ejercicio participamos todas; esta vez no partimos de una temática sobre la que alguna tuviera avanzada una reflexión previa sistemática. Nos convocamos a dialogar a partir de una intuición o sensación compartida de haber perdido centro en pandemia y ante el desmedido incremento de la violencia. A partir de esa experiencia compartida, cada una relata cómo está viviendo su propia experiencia de descentramiento del deseo individual y colectivo.

Desde estas dos experiencias, nos continuamos preguntando qué significa hacer investigación feminista y vamos profundizando la reflexión desde el hacer en común. 

A %d blogueros les gusta esto: